Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

MITOS Y REALIDADES DEL ESTRES FEMENINO

Que las mujeres sufrimos de estrés es una realidad. La mujer del siglo XXI es profesionista, empresaria, esposa, madre, hija, entre otros. Los tiempos definitivamente han cambiado, y entre las presiones del trabajo, el negocio, problemas con la pareja o la falta de ella, las cuestiones domésticas y las presiones sociales en general, es frecuente escuchar o decir que “andamos muy estresadas” por tal o cual situación. Los hombres también sufren de estrés, pero en esta ocasión hablaremos de las mujeres, y de las creencias, verdades a medias y mitos sobre el estrés femenino.

Las mujeres sufrimos más estrés que los hombres. Verdadero. De acuerdo a la American Psychological Association (APA), las mujeres sufrimos más estrés que los hombres. Pero no solo eso: también sufrimos más depresión, enfermedades como el intestino irritable, fibromialgia, entre otras.Las hormonas son las responsables. Verdad a medias. Se ha demostrado que etapas del ciclo hormonal están asociadas en la mujer a mayor ir…

HISTORIAS DE RESILIENCIA: Y EL SHOW DEBE CONTINUAR

Qué sucede después de un accidente? Qué permite a las personas recuperarse y volver a lo cotidiano? El barco se ha hundido, pero el show debe continuar…
Este relato es a propósito de un viaje que acabamos de realizar por el Norte de Europa a bordo de un crucero italiano. Durante nuestra travesía, además de disfrutar de increíbles destinos y puertos, platicamos con la tripulación a bordo: una gran cantidad de nacionalidades y culturas se mezclan y colaboran para que el viaje sea placentero. 
Gente de Filipinas, Indonesia, Perú, Honduras, y por supuesto Europa, hablan al menos dos idiomas (en algunos casos más de cinco). Se trata de un ambiente multicultural y complejo. Cada uno de los miembros tiene una historia: una familia lejos, hijos creciendo, pero la paga es buena y mujeres y hombres se alistan por 8 meses como parte de la tripulación, con objeto de mandar dinero a sus familias y pagar la escuela de sus hijos. Muchos de ellos extrañan, pero las jornadas son largas, muy activas, …