10 libros que todo psicólogo debe leer

Imagen
La Psicología es un campo en constante evolución, de ahí la importancia de quienes nos dedicamos a esta profesión estemos en permanente actualización. Una de las formas de lograrlo, además del entrenamiento, es la lectura. 

Gracias a los avances tecnológicos, hoy podemos acceder a una cantidad ilimitada de libros y otros materiales incluso en la red. Aunque personalmente prefiero los libros impresos, los electrónicos, tienen además la ventaja de ser más económicos.

Por otro lado, la globalización nos obliga a leer no solo en nuestro idioma nativo, sino también en otros idiomas. Aunque existe un número importante de libros traducidos al español, leer en inglés y otros idiomas es una asignatura obligada.

Con base en estas ideas, he elaborado esta lista de libros que forman parte de mi biblioteca. Aunque no son tan nuevos la mayor parte de ellos, considero son una buena recomendación si no los has leído. Espero que sean de tu interés: 


1. The Brain that changes itself, Norman Doidge

Este fasc…

EL SINDROME DE ESTAR SIEMPRE OCUPADO



Probablemente habrás escuchado la historia del niño que ahorraba para poder comprarle a su padre algo de tiempo debido a que este siempre estaba ocupado.

Hace tiempo una persona nos comentaba de la recién aventura que había realizado al decidir de improviso hacer un viaje de fin de semana con su hija a una playa del Pacífico Mexicano. "Mañana (viernes) no irás a la escuela" le dijo. La niña, un tanto asustada, protesto pero finalmente acepto gustosa dado  que las posibilidades de convivir con su madre eran escasas debido a que esta trabajaba como representante médico para un importante laboratorio lo cual implicaba permanecer mucho tiempo fuera. "Es que nunca la veo" confesó la madre.

Ya en su destino conocieron a un extranjero quien les relató como había cambiado su vida al dejar su país en el cual ocupaba un importante puesto dentro de una universidad, y una situación económica estable, para irse a ese rinconcito en la playa a vender pulseras y cantar con su guitarra. “Qué horror” dijo otra persona que se había aproximado a la conversación, “ a mí ESO me estresaría, vivir de esa manera”.

La historia, que no termina ahí, pero que para efectos de lo que queremos ilustrar es suficiente, nos habla de una situación que probablemente haya escuchado (o vivido) una y otra vez, y es el tan anhelado balance entre la vida y el trabajo, que parece ser cada vez más difícil de alcanzar. La mayor parte de las personas dedicamos mucho tiempo al trabajo y muy poco y en ocasiones nulo, a las actividades recreativas y al tiempo en familia.

Incluso, para quienes trabajan desde casa, la necesidad de estar siempre conectados vía remota a la oficina “por lo que se pudiera ofrecer”, o peor aún, para quienes son obligados a mantener el celular encendido aún los fines de semana y vacaciones, sufren de lo que hemos denominado “El síndrome de estar siempre ocupado”.

“Pero es que no trabajo por gusto – dice ella- sino por necesidad; tengo que mantener a mis dos hijos, claro que me gustaría estar más tiempo con ellos, pero ¿cómo lo hago?” Sin duda, la situación social y económica del país ha generado que muchas madres, como la protagonista de la historia, tengan que trabajar horarios completos, siete días a la semana, etc.

Sin embargo, también la necesidad que hemos creado los seres humanos de “mantenernos siempre ocupados, corriendo y atendiendo urgencias” nos hablan de este ritmo acelerado de vida, en el cual muchas veces nos vemos inmersos, y del que en ocasiones solemos pensar “esta persona debe ser muy importante, tiene su agenda llena”, lo cual es en realidad, insistimos producto del estilo de vida actual, pero también de falsas creencias que hemos albergado respecto al uso del tiempo. Pensamos que actividades como el descanso y la recreación no son necesarias, e incluso son despreciables.

Mas aún: muchas de las actividades que realizamos en el presente, se orientan a los beneficios que obtendremos de ellas en el futuro. De tal modo, muchos padres y madres de familia trabajan afanosamente para “forjarles un futuro y una seguridad económica a sus descendientes, pero la realidad es que pasan muy poco del tiempo presente con ellos”. Sus hijos, serán educados por sus abuelas, sus maestras o por las nanas, no por sus padres.

El estrés que pudiera haberte generado esta historia, tiene por objeto invitarte a reflexionar:


  1. ¿De qué manera puedo pasar más tiempo en familia?
  2. ¿Puedo pasar menos tiempo en la oficina o en la computadora?
  3. ¿Todas esas horas invertidas en el trabajo, son verdaderamente productivas?
  4. ¿Soy capaz de apagar el teléfono mientras como, o no brincar a contestar si suena?
  5. ¿Soy capaz de ver una película completa sin ser asaltado por el remordimiento o la idea de que tengo algo más importante que resolver en ese preciso momento?
  6. ¿Me deprimo cuando no tengo nada que hacer?

Si has contestado sin titubear a las anteriores preguntas, va por buen camino.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

LOS BENEFICIOS DE LA RESPIRACION DIAFRAGMATICA