10 libros que todo psicólogo debe leer

Imagen
La Psicología es un campo en constante evolución, de ahí la importancia de quienes nos dedicamos a esta profesión estemos en permanente actualización. Una de las formas de lograrlo, además del entrenamiento, es la lectura. 

Gracias a los avances tecnológicos, hoy podemos acceder a una cantidad ilimitada de libros y otros materiales incluso en la red. Aunque personalmente prefiero los libros impresos, los electrónicos, tienen además la ventaja de ser más económicos.

Por otro lado, la globalización nos obliga a leer no solo en nuestro idioma nativo, sino también en otros idiomas. Aunque existe un número importante de libros traducidos al español, leer en inglés y otros idiomas es una asignatura obligada.

Con base en estas ideas, he elaborado esta lista de libros que forman parte de mi biblioteca. Aunque no son tan nuevos la mayor parte de ellos, considero son una buena recomendación si no los has leído. Espero que sean de tu interés: 


1. The Brain that changes itself, Norman Doidge

Este fasc…

COMO RENUNCIAR AL ESTRES DEL DESEMPLEO





Probablemente esta historia no te resulte desconocida: la del desempleo.

Quizá en este momento estés atravesando por esta situación y no te resulte fácil: compromisos económicos, hipoteca, colegiaturas, etc.

En España, el “paro” trae a la sociedad puesta de cabeza. Se afirma que quienes se encuentran desempleados sufren ansiedad, depresión y aumentan su consumo de alcohol y tabaco.

Incluso, se ha vinculado el estrés por desempleo con las cardiopatías (enfermedades cardiacas habitualmente producidas por otros factores como el asma o el colesterol).

Pero qué otros sentimientos y emociones se entremezclan en esta situación y cómo salir adelante?

Bob Walker (Ben Affleck) ha sido víctima de la reducción de personal en medio de la crisis financiera de 2008. Con una familia que mantener, hipoteca y  el pago de su automóvil deportivo, Walker hace lo que cualquiera en esta situación: salir de nueva cuenta a buscar empleo. Pero la situación es difícil, está “sobrecalificado” y su sueldo anterior está muy por arriba de lo que otras compañías pueden ofrecerle. 

Su antiguo empleador le ha ofrecido, los servicios de outplacement, pero la realidad es que su estado de ánimo en ese momento no se presta para las dinámicas “motivacionales” que se imparten ahí.



The Company Men (2010)


Bobby tiene además otro problema: su ego. Mientras que su esposa, con los pies en la tierra, hace cuentas, decide recortar gastos e incluso le propone a éste volver ella al trabajo, él quiere mostrarse “exitoso”, seguir asistiendo al club de golf, manejar su auto deportivo y no contarle a nadie su situación.

Después de varios meses tiene que aceptar trabajar con su cuñado, quien realiza trabajos de mantenimiento de casas, hasta que finalmente uno de los socios que también ha sido despedido, le ofrece trabajo en su nueva empresa.

Pero Bob no es el único. Otro de sus compañeros de la firma, sintiéndose incapaz de seguir adelante (y porque además este personaje, a diferencia del primero que tiene 37 años, tiene 60) decide un día poner fin a su vida encerrado en su automóvil, intoxicado por la inhalación de gases).

Perder el empleo puede ser sumamente traumático y generar un estrés inusual en quienes atraviesan por esta situación. No obstante, puede ser también una experiencia de la cual no solo nos sobrepongamos, sino incluso, podamos capitalizar esa experiencia. Pero ¿cómo se traducen la “fe, coraje y entusiasmo” en acciones prácticas? Aquí las siguientes recomendaciones:

1.     Aprovecha esta pausa laboral para preguntarte qué quieres realmente en la vida. Es probable que descubras que lo que has hecho no te satisface y des una nueva orientación a tu carrera.

2.     Haz una lista de diez cosas por las cuáles es benéfico para ti haber perdido ese empleo (este ejercicio resulta increíblemente útil para levantar el ánimo)

3.     Disfruta el tiempo en familia (aunque exista considerable tensión en ese momento, una vez que reanudes actividades, lo extrañarás)

4.     Descansa y haz ejercicio (otras dos actividades que para quienes trabajan, en ocasiones resultan proezas difíciles de lograr)

5.     Desempólvate. Aprovecha si tus finanzas te lo permiten tomar cursos de inglés o cualquier habilidad que necesites fortalecer.

6.     Utiliza tus redes. Recurre a tus viejos contactos, ex jefes y antiguos compañeros. El desempleo es hoy parte de la cotidianeidad, por lo que no debes avergonzarte por ello.

7.     Identifica y controla pensamientos negativos y auto-devaluatorios del tipo “No encontraré otro trabajo”, “Nadie me contratará”, “Me las pagarán…”

8.     Ensaya. Practica tus entrevistas, grábate y pule tus presentaciones, identificando de manera objetiva tus áreas de oportunidad (por ejemplo, uso de muletillas al hablar, reiteraciones, ser demasiado expresivo o tímido).

9.     Controla el estrés durante tus entrevistas. Éste puede ser decisivo durante el proceso de selección, pues el respirar agitadamente, mostrarte tenso o sudar excesivamente pueden no solo causar una mala imagen en tu entrevistador, sino que además no te permitirá mostrar tus talentos.

10. Se flexible. Aunque una nueva oferta no sea lo que esperabas, considérala y analiza qué nuevas oportunidades te ofrece.

Si requieres ayuda para afrontar el estrés por desempleo, contáctanos.

www.transformatuestres.com 

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?