10 libros que todo psicólogo debe leer

Imagen
La Psicología es un campo en constante evolución, de ahí la importancia de quienes nos dedicamos a esta profesión estemos en permanente actualización. Una de las formas de lograrlo, además del entrenamiento, es la lectura. 

Gracias a los avances tecnológicos, hoy podemos acceder a una cantidad ilimitada de libros y otros materiales incluso en la red. Aunque personalmente prefiero los libros impresos, los electrónicos, tienen además la ventaja de ser más económicos.

Por otro lado, la globalización nos obliga a leer no solo en nuestro idioma nativo, sino también en otros idiomas. Aunque existe un número importante de libros traducidos al español, leer en inglés y otros idiomas es una asignatura obligada.

Con base en estas ideas, he elaborado esta lista de libros que forman parte de mi biblioteca. Aunque no son tan nuevos la mayor parte de ellos, considero son una buena recomendación si no los has leído. Espero que sean de tu interés: 


1. The Brain that changes itself, Norman Doidge

Este fasc…

SUPERMUJER: ERES TU UNA DE ELLAS?



Sarah Jessica Parker en " I don't know how she does it"


Tienes un trabajo que te apasiona. Una pareja comprensiva, una asistente súper eficiente y un jefe inteligente y por si fuera poco atractivo. Si tienes todo esto, felicidades, pero si no continúa leyendo.

Hoy día las mujeres somos madres, esposas, ejecutivas, presidentas de asociaciones de padres de familia, o incluso de algún país y muchos otros roles que desempeñamos con gran éxito. En los equipos de trabajo, poseemos cualidades particulares que nos hacen indispensables como el sentido de colaboración y protección, intuición y toma mesurada de riesgos, entre otras.

Sin embargo, no es casual también que estas mismas mujeres que han trascendido en el ámbito de los negocios, la política, el deporte, y las relaciones familiares, sufran también más de estrés y enfermedades como la depresión y la ansiedad, los dolores de cabeza – cefaleas y migrañas-, gastritis, síndrome de intestino irritable, hasta otras más complejas como la fibromialgia, el síndrome del corazón roto y otras. Estas son las pacientes que vemos con mayor frecuencia en el consultorio, pero también las amigas, las esposas, y las colaboradoras que trabajan con nosotros y que vemos día a día en una lucha incansable por ser esas “supermujeres”.

Contrario a lo que la mayoría de la gente suele pensar, la vulnerabilidad del llamado “sexo débil” no se relaciona exclusivamente con cuestiones hormonales, sino también con ciertas características particulares que poseemos y que si bien pueden ser consideradas por algunos como atributos, pueden ser en sentido opuesto, factores que jueguen en nuestra contra y limiten nuestro desarrollo personal, familiar y profesional. Cabe aclarar que decir que TODAS las mujeres somos así, sería una generalización improcedente, pero si, que estos son patrones que con mucha frecuencia observamos, tanto en la clínica como en la vida cotidiana.

Algunas de esas características o patrones que podrás reconocer en ti misma, o en otras mujeres que conoces (también si eres hombre podrás saberlo) son:

·      Las mujeres somos perfeccionistas. Lo cual encaja muy bien hoy en nuestros días con los sistemas de calidad en las empresas, en los que todo debe salir no solo bien, sino P-E-R-F-E-C-T-O y a la primera. La realidad es que LA VIDA NO ES PERFECTA, y la obsesión porque el trabajo y la casa estén impecables, nuestros reportes, nuestros hijos obtengan las mejores notas, etc. nos genera en muchas ocasiones, un desgaste innecesario.

·      A las mujeres nos encanta ruminar. La ruminación, consiste en darle vueltas y vueltas a un asunto, como el perro que roe incansablemente su hueso, como cuando incansablemente nos preguntamos “por qué nos habrá dicho eso” o “por qué nos miraría de esa forma” o “por qué no nos saludaría”. Esta práctica nos consume de manera increíble una gran cantidad de energía mental e incluso física, cuando dedicamos por la noche, largas horas de nuestro descanso para “pensar” al respecto”.

·      Las mujeres somos incansables. En un día cualquiera, solemos ser las primeras en levantarnos y las últimas en acostarnos, si tenemos hijos nos aseguramos de vestirlos, peinarlos, preparar el desayuno, llevarlos al colegio, ir a la oficina, recogerlos, hacer ( o al menos supervisar) tareas, hacer labores domésticas, preparar la cena, compartir con la pareja, etc. y como nos comenta una de nuestras pacientes “ pero mi esposo me dice que no tengo derecho a enfermarme " (¿?)

·      Las mujeres somos multitasking. Se piensa que las mujeres podemos hacer varias cosas a la vez, quedando demostrado que atender a varias cosas a la vez en tareas de misma o alta complejidad, reduce nuestra efectividad. Más información en “Hacer dos cosas a la vez realmente funciona” en este blog.

·      Las mujeres somos competitivas. Si bien es cierto que estamos todavía a una gran distancia de estar en posiciones similares a las de los hombres en  términos laborales y económicos, la mayor competencia y el mayor desafío que tenemos las mujeres es contra nosotros mismas. Tenemos que ser, una vez más, las mejores en lo que hacemos.

·      Las mujeres nos sacrificamos. Sí, ser generosos, como también hemos referido en este blog, eleva nuestro bienestar y sentido de felicidad, pero cuando ese sacrificio implica hacer muchas cosas que no deseamos o no hacer cosas que deseamos o bien necesitamos, como darnos un descanso, ir a esa cita con el médico – como una persona que nos llamó diciéndonos que quería una cita, pero que pensándolo bien mejor atenderíamos a su hijo, porque si él estaba bien, ella también lo iba a estar (¿?)- o decir que no a esa amiga, estamos sacrificando también nuestra capacidad de dar y nuestra salud física y mental: nadie da lo que no tiene.

Por lo que si bien, y como señalamos al principio estas características pueden ser manejadas efectivamente, es importante seguir las siguientes recomendaciones para, como aquella vieja película “Ser mujer y no morir en el intento”:

1.     Aceptar que la vida no es perfecta, pero es maravillosa, y merece la pena ser disfrutada. En este sentido, lidiar con los pensamientos irracionales que te conducen a intentar ser perfecta.     

2.     “Dejar ir”. Conceder un tiempo al análisis de una situación, y posteriormente enfocarse en la solución de la misma, que siendo o no la mejor solución, es conveniente acotar o concluir para ir a lo que sigue.

3.     Darse tiempo para el descanso y hacer lo que nos gusta. Y por supuesto, dedicar tiempo suficiente a cuidar de nuestra salud, hacer ejercicio, comer sano y muy importante, acudir a nuestras revisiones médicas.

4.     Concentrarnos en una tarea para reducir tiempos y ser más productivas. Distinguir entre lo urgente y lo verdaderamente importante.

5.     Buscar ser mejores sí, pero de manera sana y manteniendo siempre el balance y la perspectiva.

6.     Aprender a delegar.  Esto aplica tanto en el trabajo como en la casa. Es importante que si tienes hijos, fomentes en ellos la cultura del trabajo en equipo, asignándoles tareas acorde a su edad. Vence ese deseo aparentemente irresistible de “sobreprotegerlos” y hacer todo por ellos.

7.     Aprender a decir que “no”. La asertividad es una herramienta indispensable para mujeres y hombres, que nos permite ser más eficientes y que aplica no solo a las cuestiones de trabajo, también a los temas familiares y en nuestras relaciones interpersonales.

8. Pedir ayuda profesional. Si, platicar con las amigas puede temporalmente reducir nuestro malestar, pero cuando nuestras amigas se encuentran enganchadas en los mismos temas, pueden ser una ayuda poco objetiva y que solamente te servirá como desahogo y NO PARA CAMBIAR tus patrones disfuncionales de pensamiento y/o conducta. 



Te invitamos a ser una mujer resiliente en el trabajo y en tu vida personal. Lee nuestras Historias de Resiliencia y si estás interesada, contáctanos para obtener mayor información sobre nuestros talleres o si lo deseas, consulta individual.

Si eres hombre, y conoces mujeres que pudieran verse beneficiadas con este artículo, compárteselos. Si tienes a tu cargo los programas de equidad y género en tu empresa, los programas de salud femenina son nuestra prioridad.

Y no te olvides de visitar nuestra página


Posts relacionados

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?