Ir al contenido principal

HISTORIAS DE RESILIENCIA: LANCE ARMSTRONG



Quien no conoce la historia de Lance Armstrong, el ciclista que ganó la Tour de France y quien declaró: “Si hubiera tenido que escoger entre tener cáncer testicular y ganar la Tour de France, hubiera escogido el cáncer”.
Hijo de madre soltera, demostró sus habilidades deportivas cuando a los 13 ganó su primer triatlón. Los encabezados le nombraron “el niño dorado del ciclismo americano”.

En octubre de 1996, le fue diagnosticado cáncer testicular, el cual se diseminó en abdomen, pulmones y cerebro. Armstrong comenzó un agresivo tratamiento con quimioterapia, el cual lo debilitó y lo hizo perder alrededor de 10 kilos de peso. El equipo al cual pertenecía dio por terminado su contrato.

Cuando nuevas pruebas mostraron que la quimioterapia estaba funcionando, Armstrong pensó en regresar a las competencias. Ya con el equipo de ciclismo del Servicio Postal de los Estados Unidos volvió a entrenar solo cinco meses después del diagnóstico. Se le declaró libre de cáncer en 1997.
Después de eso, ganó la Tour de France siete veces entre 1999 y 2005.

La experiencia de cáncer, dijo, fue un regalo inesperado. Sabía que sus prioridades habían cambiado. Su bienestar físico, algo que nunca le había retado, era repentinamente frágil. Esta dura prueba le había hecho apreciar profundamente las bendiciones de una buena salud, una amorosa familia y amigos cercanos. Se refirió a su batalla contra el cáncer como una “especial llamada de atención”.

¿Qué hace que personas como Lance Armstrong, no solo sobrevivan a la adversidad, sino además encuentren en ella una fuente de crecimiento personal?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (WHO),  para 2008 7.6 millones de personas alrededor del mundo murieron de cáncer y se estima que para 2030, la cifra ascienda a 12 millones, siendo la metástasis (esparcimiento de las células cancerosas en otros órganos además del órgano principal afectado) la principal causa de muerte en relación al cáncer. La batalla que tuvo que enfrentar Armstrong , fue como la de muchos sobrevivientes al cáncer, quizá una de las más difíciles.

¿Qué conduce a este tipo de personas a tomar decisiones como el someterse al más agresivo tratamiento, retomar su carrera como ciclista, ganar siete veces una competencia y dedicar parte de sus esfuerzos hoy día a la investigación y tratamiento del cáncer?

Pese a que Armstrong se sintió inicialmente atemorizado, quizá los factores que lo hayan llevado a tomar este tipo de decisiones según las teorías sobre Resiliencia fueron:

  •   Determinación. Armstrong tomó la decisión de someterse a tratamiento, pues sabía que su vida dependía de ello. En esos momentos, el decidió enfrentar la enfermedad y recurrir a la quimioterapia. Dentro de los diferentes estilos de afrontamiento, el de acercamiento, y no el de evitación, ayudan construir la resiliencia
  •  Confianza en sí mismo. Armstrong confió en que podría superar el cáncer y lo hizo. Mas adelante confió en que podría seguir compitiendo y ganó. La autoestima es un factor fundamental para ser resiliente.
  • Apoyo de su familia y amigos. Armstrong reconoció que el apoyo de éstos había sido un factor fundamental. Aceptar la ayuda y el apoyo de las personas que lo quieren, de acuerdo a la Asociación Psicológica Americana (APA), fortalece la resiliencia.
  • Sentido de propósito. En  este caso, Armstrong encontró en la experiencia del cáncer un propósito, en sus palabras “apreciar profundamente las bendiciones de una buena salud, una amorosa familia y amigos cercanos” pero además, de ayudar a otros en esta misma lucha.
  • Mantener la esperanza. Probablemente este haya sido uno de los factores más importantes, conservar el optimismo, pese a la incertidumbre.  Tratar de visualizar lo que se quiere, en lugar de preocuparse por lo que se teme aparece dentro de las diez formas de construir resiliencia sugeridas por la APA.


En 2010, después de la octava etapa, reconoció que su tour había terminado, pero que tenía la intención de completar la carrera y apoyar a su equipo.

Un ejemplo de resiliencia e inspiración para muchas personas, que como Lance Armstrong, pueden superar los obstáculos y la adversidad, si cuentan con las habilidades para hacerlo.

A ser resiliente también se aprende.

Visítanos,


Referencias

Testicular cancer was the best thing that could have happened. Lance Armstrong's story. Resiliency Center. http://www.resiliencycenter.com/stories/story19.shtml
World Health Organization. http://www.who.int/cancer/en/
The Road to Resilience. American Psychological Association. http://www.apa.org/helpcenter/road-resilience.aspx
A Lesson in Resilience: How Lance Armstrong Wins Even When He Loses.  http://www.watt-works.com/2010/08/a-lesson-in-resilience-how-lance-armstrong-wins-even-when-he-loses/

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…