Ir al contenido principal

SER RESILIENTE TE PROTEGE DEL ESTRES Y LAS ENFERMEDADES


La salud y la enfermedad acompañan nuestra existencia. No obstante cada vez con mayor frecuencia hay gente en todo el mundo que padece de enfermedades crónicas: resfriados, alergias, gastritis, colitis, dolores de cabeza, por mencionar solo algunos. Y a medida que evolucionamos como humanidad, también las enfermedades tienden a evolucionar. Y se quedan con nosotros.

Lo mismo sucede con el estrés. El estrés forma parte de nuestras vidas. Lo que en antaño era una respuesta que permitía al hombre primitivo enfrentar la amenaza o salir huyendo, hoy es parte de nuestro repertorio conductual habitual. Y no sabemos cómo desconectarlo, tal parece que perdimos el instructivo para hacerlo.

La relación entre el estrés y las enfermedades ha sido puesta en evidencia. Los médicos reconocen que entre el 70 y el 90% de las consultas medicas están relacionadas con el estrés. Así como el binomio salud-enfermedad, la mente y el cuerpo aparecen también como una unidad, de la cual no puede suprimirse el componente emocional.

Vayamos ahora al tema de la resiliencia. Ser resiliente significa tener la capacidad para enfrentar los retos y la adversidad con el menor desgaste posible. No es solamente volver al estado original (en inglés bouncing back), sino que implica una ganancia adicional: el fortalecimiento y crecimiento de la persona. 

El corazón de la resiliencia está, según Michael Neenan, autor de Developing Resilience, en la actitud con la que enfrentamos estos retos. Estos pueden ser desde asumir una enfermedad menor, una grave o una discapacidad. En el trabajo, la pérdida del empleo, los cambios en la estructura, o la necesidad de aprender un nuevo idioma o habilidad, pueden ser parte de los retos que necesitamos enfrentar, incluso, en el caso de las mujeres, vencer las barreras, tanto estructurales como las que ellas mismas se ponen para acceder a puestos de dirección.

Nuestra capacidad para ser resilientes, y en ello se incluye la Actitud con la que enfrentamos tales retos, actúa como factor protector contra el estrés y consecuentemente la enfermedad, de acuerdo al estudio publicado en la American Journal of Health Behavior.  Tanto la resiliencia como nuestro Estilo de Afrontamiento (si enfrentamos o evadimos las dificultades) pueden influir, según este estudio en la manera en que experimentamos el estrés y la enfermedad.

Otros factores protectores de acuerdo a este estudio, fueron el apoyo del supervisor y el ser hombre (como en otros estudios, los hombres parecen sufrir menos estrés que las mujeres).

Afortunadamente, la resiliencia es un conjunto de características y habilidades que podemos aprender y desarrollar.

Consúltanos o visita nuestra página 


Referencias:

Christyn L. Dolbier, PhD; Shanna E. Smith, PhD; Mary A. Steinhardt, EdD, LPC. Relationships of Protective Factors to Stress and Symptoms of Illness. American Journal of Health Behavior. 2007;31(4):423-433


Image: photostock / FreeDigitalPhotos.net

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…