lunes, 29 de octubre de 2012

MEDIDAS PREVENTIVAS VS EL CANCER DE MAMA



En este mes que se celebran esfuerzos alrededor de todo el mundo para tratar el Cáncer de Mama, hablaremos acerca de este padecimiento que afecta principalmente a las mujeres y de cómo prevenirlo, identificarlo y tratarlo oportunamente.
Lo que sabemos respecto al cáncer, es que se trata de un  crecimiento desordenado de células las cuales carecen de mecanismos de autodestrucción, característica de las células normales. Este crecimiento forma una masa de células la cual llamamos tumor. Los tumores pueden ser benignos o malignos.

En el caso del Cáncer de Mama éste es como señalamos el crecimiento descontrolado que se genera a partir del tejido del seno, lo que da lugar a diferentes tipos de tumores: los benignos, comúnmente llamados quistes; fibromas que son un entramado de células, normalmente benignos, y los malignos, que constituyen el llamado Cáncer de Mama.

Algunas de estas células pueden diseminarse a otras partes del cuerpo, y dar origen a lo que se conoce como Metástasis, que quiere decir que el cáncer ha invadido otros órganos.
En México, se sabe que el de Mama es la segunda causa de muerte por cáncer, después del cervico-uterino. Los estados en los que se registra mayor incidencia es el Distrito Federal, seguido de los estados del Norte (Nuevo León, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas y Sonora). Se dice que entre los diferentes tipos, el de Mama, es uno de los cánceres más tratables si se detecta a tiempo.

Factores de riesgo?

·      Ser mujer y tener más de 40 años son en la lista de factores de riesgo los primeros. Esto quiere decir que la probabilidad de que un hombre sufra este tipo de cáncer es del 1%. Asimismo, que las probabilidades aumentan conforme  avanzamos en edad, debido a una mayor liberación de estrógenos. No obstante, mujeres jóvenes alrededor de los 30 años pueden desarrollarlo.
·      Tener antecedentes familiares en línea directa (madres o hermanas).
·      Historia menstrual precoz (tuviste tu primera regla muy pequeña) o menopausia tardía (después que el resto de tus amigas).
·      Primer embarazo a término después de los 30 (es decir tu primer bebé nació cuando tu tenías 30 años o más).
·      Terapia de Remplazo Hormonal, uso de anticonceptivos orales.
·      Exposición a radiaciones.
·      Enfermedades de la mama, como la hiperplasia atípica o los carcinomas.
·      El ESTILO DE VIDA POCO SALUDABLE Y EL ESTRÉS.

Qué es un estilo de vida poco saludable y cómo contribuye al Cáncer?

Se sabe que factores como una DIETA ABUNDANTE EN GRASAS de origen animal (carnes rojas), carbohidratos, sal y azúcares, la falta de actividad física, el consumo de alcohol y tabaco y LA FALTA DE SUEÑO son factores de riesgo para la actividad cancerosa. Alrededor de ello, se sabe que personas nacidas en Oriente (Japón) que migraron hacia Occidente, elevaron su índice de riesgo frente al cáncer al adoptar un estilo de vida y alimentación distinto al suyo. La Epigenética, encargada de estudiar cómo los factores ambientales influyen en los genes, nos habla de ello.
Por otro lado, diversos estudios reportan un riesgo mayor de desarrollar Cáncer en mujeres que rotaban turnos en sus trabajos, es decir, que trabajaban durante la noche, debido a una disminución en los niveles de melatonina, hormona que es liberada durante la noche en la oscuridad. La melatonina es hoy uno de los componentes más investigados en torno a su papel como inductor del sueño, y reconocida como un antioxidante natural.

Qué relación existe entre el Estrés y el Cáncer?

Recordemos que el ser humano es mente, cuerpo y espíritu. Cuando el cuerpo se enferma, nuestra mente lo hace también y viceversa. Las emociones son reconocidas en la actualidad por tener un papel muy importante en el curso de prácticamente todas las enfermedades.
Sabemos que en la respuesta al estrés, la activación de nuestro sistema de alarma provoca cambios en todos los sistemas de nuestro cuerpo. Esto es debido a la señal que envía nuestro cerebro a las glándulas adrenales las cuales producen corticosteroides, esto es grandes cantidades de una hormona conocida como Cortisol. Cuando este aumento del Cortisol permanece por mucho tiempo en nuestro cuerpo, a lo que llamamos Estrés Crónico, nuestros sistemas entran en un estado de fatiga, entre ellos el sistema inmunológico, creando el ambiente propicio para el crecimiento desordenado de células, es decir el Cáncer.
Asimismo, frente a un Diagnóstico de Cáncer, sentimientos como la depresión, el enojo, el miedo y la  angustia, propios de una situación semejante, pueden acelerar el proceso de degeneración celular y reducir la resistencia de nuestro organismo frente a la enfermedad.

Qué debo hacer?

A continuación una lista de nuevos hábitos que te ayudarán a prevenir, identificar y tratar el Cáncer de Mama.

1.    Pon tus necesidades primero. El concepto de madre abnegada y sufrida no es compatible con la salud. Si en verdad quieres a los tuyos, date tiempo y pon en tus prioridades la visita anual al médico para realizarte una mastografía a partir de los 40 años, pero si tienes antecedentes familiares a partir de los 35. Recuerda que con la mastografía reduces en un 60-70% las probabilidades de un cáncer invasivo al detectarlo oportunamente.
2.    Participa en grupos de apoyo o habla con alguien sobre tus temores. Si estás en un proceso de cáncer, reunirte y compartir tus experiencias con grupos diseñados con ese fin te será de mucha utilidad.
3.    Explórate y notifica a tu médico cualquier cambio. Quien más se conoce eres tu misma. Practica la Autoexploración en forma regular para detectar cualquier abultamiento o variación en tus senos.
4.    Mantente informada. En la actualidad existe una gran cantidad de información respecto al Cáncer. Solamente verifica la seriedad de la fuente.
5.    Considera acudir a psicoterapia. Tanto si debido a las presiones cotidianas sientes que tu estrés se está saliendo de tu control, como si te han diagnosticado cáncer, pues recuerda que el estrés puede acelerar el proceso de crecimiento.
6.    Mantén un peso saludable, realizando actividad física al menos 3 veces por semana y reduce tu consumo de carnes rojas, carbohidratos, sal y azúcares.
7.    Consume más frutas y verduras (5 porciones al día), aumenta tu consumo de pescado (2-3 veces por semana), fibra y vitamina D. Algunos alimentos reconocidos por sus propiedades antioxidantes son las coles, la coliflor, el brocoli, ajo, cebolla, curry, moras, alimentos ricos en Omega 3 como el pescado, el aguacate, las nueces y los cacahuates. Respecto a la soya, existe la creencia de que si ya se tiene cáncer, el consumirla puede elevar el nivel de estrógenos, por lo cual no se recomienda.
8.    Reduce el alcohol y elimina el tabaco, pues como sabes éstos son causa de otros tipos de cáncer, además del de Mama.
9.    Descansa. Duerme por lo menos 6 horas al día y trata de que tu sueño sea reparador. Próximamente te diremos como lograrlo.
10.  Aprende a MANEJAR EL ESTRES. Existen diferentes alternativas, entre ellas practicar ejercicios de respiración. Si requieres más información sobre este tema, lee nuestro post APRENDER A RESPIRAR CON BIOFEEDBACK.

Como señala el Dr. Erick Pepper “ el cáncer puede ser una enfermedad que amenace la vida, una enfermedad con la que vivamos o una enfermedad curable”.

Si requieres mayor información, consúltanos.

Psic. Claudia Juárez, Psicóloga             Dr. Marino Capurso, Cirujano 
Hospital Angeles del Pedregal               Hospital Angeles Interlomas
Centro de Especialidades                      Torre de Consultorios, Cons. 135 
Quirúrgicas, Cons. 870                             Tels. (55)52469593 al 97           
Tels. (55) 51354723, 51354169
                       

Referencias
National Cancer Institute www.cancer.gov
American Cancer Society www.cancer.org
Johns Hopkins Breast  Center www.hopkinsmedicine.org
Fighting Cancer: a non toxic approach to treatment. Gorter, R, Pepper,E.


Imagen: freedigitalphotos.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada