Ir al contenido principal

ERES RESILIENTE?


Cuando hay tormenta los pajaritos se esconden,
pero las águilas vuelan más alto. Frase atribuida a M. Gandhi

Los desastres naturales ponen a prueba la capacidad de las sociedades para enfrentar estas problemáticas.

En el terreno de las organizaciones, los cambios, los planes de crecimiento, la institucionalización, adelgazamiento y reestructuras organizacionales entre otros, representan grandes desafíos para quienes las conforman.

Pero también en el plano individual, las personas nos vemos sometidas todos los días a presiones en los diversos ámbitos en los que nos desenvolvemos: profesional, académico, familiar, de salud, etc.

En estos diferentes niveles es posible hablar de RESILIENCIA.

Qué es la resiliencia

La resiliencia es la capacidad para superar la adversidad, para enfrentar los retos con el menor desgaste posible y hacer de éstos una experiencia de crecimiento y aprendizaje.

La resiliencia representa también nuestra capacidad para manejar las situaciones ESTRESANTES de nuestra vida.

Qué no es la resiliencia

-       Tiene que ver con grandes acontecimientos. Aunque como decíamos al principio, los grandes desastres ponen a prueba nuestra capacidad para ser resilientes, no precisamos de ellos para hablar de resiliencia.

-       Es volver al estado original. Por mucho tiempo se explicó la resiliencia en términos de una liga que después de ser estirada vuelve a su tamaño y forma original. Hoy día sabemos que ser resiliente no solo es volver al estado original sino que además implica salir fortalecidos de esa experiencia. Una enfermedad que ha sido superada, por ejemplo, puede ser una prueba de la cual no solo somos capaces de recuperar nuestra salud, sino que además nos permite reconocer la importancia de la misma, de nuestras acciones y relaciones, etc. es decir, que nos genera un aprendizaje.

-       Es el dominio de todas las situaciones de nuestra vida. Michael Neenan, autor de Developing Resilience, nos habla de la regla 80/20 en la que las personas resilientes enfrentan exitosamente la mayoría pero no todas las situaciones de su vida. Esto quiere decir que en ocasiones las personas resilientes también son vulnerables.

-       Es la ausencia de emociones. La persona resiliente también experimenta enojo, tristeza, o decepción. La diferencia es que no se queda instalada en su emoción.

-       Es rudeza. Ser resiliente no significa carecer de sensibilidad ante las situaciones de la vida, impasible.

-       Es algo con lo que se nace. No, la resiliencia es una competencia que puede ser desarrollada, incluso en circunstancias extremas. “No creí que fuera capaz de superarlo” dicen algunas personas que han enfrentado duras pruebas y que si bien al principio no consideraron ser capaces de enfrentarlas, pudieron hacerlo.

-       Es algo que solo algunos poseen. A pesar de estudios en relación al desarrollo de estructuras cerebrales y diferencias genéticas en las personas resilientes, insistimos: la resiliencia es una cualidad que puede ser desarrollada.

A la pregunta original ¿Eres resiliente? Esta capacidad pues, estará determinada por aspectos motivacionales, actitudinales y de autocontrol. Las personas resilientes han logrado desarrollar en general, alta tolerancia a la frustración, una autoestima elevada, confianza en sus capacidades, sentido del humor ante las dificultades, capacidad de aprendizaje y adaptación al cambio.

Las personas resilientes, como decíamos al principio son más resistentes frente a las situaciones estresantes en su vida. Incluso, se dice que la diferencia entre quienes desarrollan estrés postraumático y quienes no lo desarrollan, es precisamente su capacidad para ser resilientes.

En este blog encontrarás Historias de Resiliencia, gente que ha saltado a la fama por superar la adversidad, y no solo eso, trascender por su labor altruista, artística, en los negocios, etc.

A ser resiliente, también se aprende.

Si te gustó este artículo recomiéndalo.

Si te gustaría este tema en tu empresa u organización visita www.transformatuestres.com

Referencias:

Neenan, Michael. Developing Resilience.
American Psychological Association. Road to resilience

Imagen: freedigitalphotos.net

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…