Ir al contenido principal

VIVIR A PLENITUD... ANTES DEL FIN DEL MUNDO


Sigues vivo? Todavía el día de ayer algunos hacían preparativos (por sí acaso) para el fin del mundo. La verdad es que la sola idea de desaparecer como raza humana puso a uno que otro de cabeza. Así son los pensamientos. Tienen el poder de provocar todo tipo de emociones, sensaciones e incluso llevarnos a actuar de determinada manera.

Muchos se mantuvieron en la negación: que no era posible, que si los mayas no tenían forma de predecirlo, que si en realidad se trata de una nueva era, de un renacer, que si habría  que permanecer en casa, en familia, desconectado de los aparatos eléctricos, etc. Para éstos, la fecha del 21-12 era una señal de recogimiento.

Pero quizá la reflexión que más nos atrae y a la que queremos invitarte es: de haber sido el fin, habrías vivido plenamente, con tus cinco sentidos? Habrías apagado el piloto automático en el que pareces funcionar la  mayor parte del tiempo? Puede ser que te sorprenda cuanto han crecido tus hijos o cuanto ha cambiado tu pareja. O el entorno en el que vives. Quizá apenas te des cuenta de los cambios en tí mismo.

Vivir en el presente es vivir con conciencia plena, disfrutando el día a día y ser capaz de percibir, valga la redundancia “con todo tu ser”.

Para explicarte mejor lo anterior, te proponemos a continuación realizar los siguientes ejercicios sensoriales, los cuales tienen por objeto enseñarte a recuperar esa vitalidad perdida y conciencia plena. La intención de estos ejercicios es también involucrar todos y cada uno de tus sentidos.

1.    La vista. Muchos de nosotros efectivamente vemos, pero no observamos. La vista es una de las formas primarias a través de las cuales nos relacionamos. Ejercita tu capacidad de observación: Colócate en un espacio abierto, dirige tu mirada al cielo. Si estás en piloto automático, tu respuesta inmediata será: “Claro que es azul, no necesito mirarlo, porque lo sé”. Intenta hacerlo. Observa las distintas tonalidades y las formas que aparecen en él.

2.    El tacto. Para muchos, un sentido prohibido, erotizado, poco desarrollado por los tabúes sociales. Recuperar tu sentido del tacto es en realidad más fácil de lo que piensas. Si estás sentado, experimenta el contacto de tus pompas y piernas con el asiento. Si tienes las piernas cruzadas, siente el contacto o roce entre tus piernas. Si estás incómodo, corrige la posición y experimenta nuevamente. Siente ahora tu ropa sobre tu piel, siente su textura suave, áspera, acolchonada, ceñida al cuerpo u holgada.

3.    El olfato. Es otro de los sentidos primarios y que compartimos con otros seres vivos. El olfato, puede advertirnos del peligro e incluso puede hacer que nos sintamos cómodos o incómodos con alguien. La memoria  olfativa es algo que nos permite recordar una situación determinada ¿Te acuerdas a qué huele la casa de la abuela? Realiza este ejercicio oliéndote a ti mismo, reconoce tu olor. Si tienes pareja invítala a realizar este ejercicio de reconocimiento juntos, huélanse. Si eres madre y tienes un bebé o niño pequeño, acércate y huélelo.

4.    El oído. Como en el caso de la vista, muchos de nosotros oímos, pero no escuchamos. Nuestra capacidad auditiva por otro lado, frecuentemente se ve afectada por la contaminación auditiva - ruido – . Ubícate en una habitación a solas, si prefieres hazlo sentado o acostado. Escucha el silencio. Escucha los latidos de tu corazón. Escucha tu respiración. Intenta apagar el ruido interior.

5.    El gusto. Parte un trozo pequeño de comida, llévalo a tu boca y troza lo con tus dientes. Mastícalo lentamente, al menos unas 20 veces, siente su sabor con la lengua, que es donde se encuentran las papilas gustativas. Trágalo lentamente. Al hacer esto cuando comes, la señal de saciedad se activa más rápidamente, comerás menos y te sentirás más satisfecho.

Al practicar estos ejercicios con regularidad, irás tomando conciencia de tí mismo y lo que te rodea y vivirás de manera más plena tu existencia. 


El fin del mundo... algún día llegará.


Si te gustó este artículo, compártelo.

Si te gustaría entrar en contacto con nosotros,  visita 

www.transformatuestres.com

Imagen: freedigitalphotos.net






Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…