Ir al contenido principal

CADENA DE FAVORES (PAY IT FORWARD)




“Piensa en una idea para cambiar al mundo y ponla en acción” (de la película Pay it forward, 2000)

La generosidad es el acto de dar algo de uno mismo con el propósito de beneficiar a otros.  Cuando una persona generosamente ayuda o da algo a otra persona, dicha acción parece tener un efecto multiplicador.

Para la investigadora Sonja Lyubomirsky de la Universidad de California, Riverside, la generosidad es un acto moralmente “bueno” pero no solo eso, sino que está ligado (incluso puede ser medido)  a una mayor salud física y mental, a un aumento de la creatividad  y productividad, mayores INGRESOS,  mayores conductas pro-sociales, fortalecimiento de las relaciones interpersonales así como un incremento de nuestro sentido de felicidad.  

Tales beneficios se observan tanto en el que actúa generosamente, como en quien recibe dichos actos, los conectores o intermediarios e incluso en quienes actúan como observadores.

“Si no puedes ser la solución a tus problemas, sé la solución para los de alguien más” señala Nick Vujicic, un joven sin extremidades quien pese a su condición física se dedica en la actualidad a dar conferencias para jóvenes alrededor del mundo (Para más información lee Historias de Resiliencia: Nick Vujicic en este mismo blog).

Lo anterior parece tener sentido si consideramos que cuando nos ocupamos de hacer algo por alguien, salimos de nuestro ensimismamiento, con lo cual adquirimos una nueva perspectiva de nuestros “problemas”, adquiriendo éstos una nueva dimensión.

Hay quienes aseguran que la generosidad podría estar asociada a un incremento de la longevidad,  disminución del dolor crónico, menores síntomas depresivos, tasas más bajas de enfermedades cardiacas y una mejora de la respuesta inmune.

Sin embargo, hay dos situaciones en las que la generosidad no está ligada a tales beneficios y son:

a)    Cuando la generosidad tiene un costo personal significativo en relación a la salud y el bienestar, es decir, cuando la persona sacrifica sus propias necesidades en grado extremo, por ejemplo, una madre que literalmente se quita el pan de la boca para dar de comer a sus hijos. Dicha conducta, de ser reiterada, puede poner en riesgo nutricional a la madre, y

b)   Cuando el acto generoso tiene por objeto manipular o hacer sentir culpable a quien recibe dichos actos. Está por demás explicar que en esta situación, el objetivo de la generosidad se pierde.

La generosidad es una conducta que puede ser enseñada desde la niñez. Cuando los niños experimentan el significado de contribuir a su comunidad , la probabilidad de que exhiban conductas rebeldes o delincuentes parece disminuir.

Pero la generosidad no implica en todos los casos y necesariamente dar dinero. Podemos ser generosos con los demás de muchas maneras como:

1.     Con nuestras palabras, ofreciendo palabras de consuelo o aliento a quienes lo necesitan, pero también palabras de felicitación o reconocimiento  a quienes conviven con nosotros, ya sea en el trabajo o en la casa.

2.     Con nuestros actos, haciendo algo por alguien,  algo que particularmente le resulta difícil a la otra persona, ya sea por falta de tiempo, habilidades no desarrolladas o desagrado por la tarea, por ejemplo, lavar los trastes o quedarse al cuidado de los niños por un rato.

3.     Con nuestro tiempo. Hoy día que los seres humanos experimentamos falta de tiempo, resulta increíble cómo el brindar parte de él a una buena acción nos reditúa en mayores beneficios.

4.     Con pequeños detalles con las personas que nos rodean, como ceder el paso, abrir la puerta, dar las gracias, etc. Abajo un video de cómo si somos generosos, podemos trascender y contagiar a otros de este espíritu.

Si no puedes verlo por favor copia el link en tu navegador
      
      http://youtu.be/Qc8ZbVcdHpg

Cabe mencionar que la generosidad y la amabilidad, han sido consideradas por Martin Seligman, padre de la Psicología Positiva y colaboradores, dentro de las 24 fortalezas y virtudes para medir la felicidad.

Si te gustó este artículo, se generoso y recomiéndalo o compártelo con tus amigos y personas a las que creas pueda interesarles.

Visítanos

www.transformatuestres.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…