Ir al contenido principal

LOS PROTECTORES DE LA FELICIDAD


La felicidad, es una de las metas aspiracionales más elevada pero también más común de los seres humanos. La mayor parte de nosotros aspira a “ser felices” y si bien nuestro concepto de felicidad evoluciona con el paso del tiempo, a lo largo de la vida buscamos de diferentes maneras ser felices. 

En las organizaciones, el tema de la “Felicidad en el trabajo” viene cobrando gran fuerza, al reconocer que ésta, es uno de los motores más importantes en la vida de las personas.


Partiendo de que la felicidad “es el propósito de la vida”  como apunta el Dalai Lama, tendríamos que preguntarnos cómo asegurarnos de conseguirla, como un pequeño de tan solo tres años que preguntó a su madre: “Mamá, cómo puedo ser un ser humano feliz?” Ella, sorprendida y un poco asustada preguntó al niño por qué y éste le respondió: que en la escuela los niños lo pellizcaban, le quitaban el lunch, etc. La historia, que pareciera simple, nos habla del hecho que desde temprana edad, el ser humano tiene la necesidad de ser feliz a pesar de las adversidades. 

El potencial que tenemos al nacer para serlo es, de acuerdo a la Dra. Sonja Lyubiominsky hasta de un 50%, es decir que si bien la mitad de ese “potencial feliz” está determinado genéticamente, el otro 50% corresponde en un 10% a las circunstancias externas y el resto, 40% a lo que hacemos deliberada e intencionalmente para serlo.


Este 40% que está en nuestras manos, se desarrolla a través de la práctica, pues como refiere el Dalai, la felicidad es una habilidad, que puede ser enseñada como cualquier otra, pero que además entre más tiempo dediquemos a su práctica, podremos desarrollarla mejor.


Pero, cómo podemos ser felices? Esta es la pregunta de aquel niño y quizá la que nos hagamos muchos de nosotros. Luis Rojas Marcos, psiquiatra español, define la felicidad como la “satisfacción con la vida en general que suele ir acompañado de la idea de que la vida merece la pena”, y se refiere a los Protectores de la Felicidad, como aquellos elementos, que no sólo nos ayudan a ser felices, sino que además, pueden hacer que nuestro sentido de felicidad prevalezca en medio de la adversidad y son:


1.       Hablar. Es codificar sentimientos en palabras, con lo cual reducimos la carga emocional, cuando se trata de miedos y preocupaciones.


2.       Las conexiones afectivas. La relación con otros, sentir el apoyo de éstos en tiempos difíciles.


3.       El ejercicio físico y la actividad manual. Libera endorfinas, además de prevenir diversas enfermedades. El trabajar con las manos es también muy útil para reducir el ESTRÉS.  


4.       La resiliencia, de la cual hemos hablado insistentemente en este blog, y nuestra capacidad para adaptarnos.


5.       La idea de control. Pensar que tenemos control sobre las circunstancias.


6.       El pensamiento positivo. Como hemos referido ya también en este blog, nuestra capacidad para ver el futuro con esperanza, tener recuerdos positivos.


7.       El estilo explicativo. Es la explicación que nos damos a nosotros mismos sobre los hechos.


8.       La Autoestima. Es nuestra auto-apreciación, basada en valores genuinos.


9.       La diversificación. No basar nuestra felicidad en una sola fuente, sino tener varias fuentes de felicidad.


10.   El sentido del humor.  Tomar perspectiva, aprender a reírse de las situaciones


Como verás, la felicidad no emana de las cosas materiales, ni del placer momentáneo, pues los factores aquí enunciados son en realidad, aspectos de nuestra psique así como hábitos que debemos practicar con relativa frecuencia. No quiere decir que seamos felices en todo momento, pero sí que nuestro balance general resulte positivo. Proponerte ser feliz, es una de las estrategias además, para transformar el estrés en energía productiva.


Y si quieres aprender más de cómo desarrollar más estas habilidades emocionales y acrecentar tu BIEN-ESTAR EMOCIONAL, te invitamos a suscribirte a este blog y conocer lo que hacemos con empresas y personas como tú.

Visita

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

10 libros que todo psicólogo debe leer

La Psicología es un campo en constante evolución, de ahí la importancia de quienes nos dedicamos a esta profesión estemos en permanente actualización. Una de las formas de lograrlo, además del entrenamiento, es la lectura. 

Gracias a los avances tecnológicos, hoy podemos acceder a una cantidad ilimitada de libros y otros materiales incluso en la red. Aunque personalmente prefiero los libros impresos, los electrónicos, tienen además la ventaja de ser más económicos.

Por otro lado, la globalización nos obliga a leer no solo en nuestro idioma nativo, sino también en otros idiomas. Aunque existe un número importante de libros traducidos al español, leer en inglés y otros idiomas es una asignatura obligada.

Con base en estas ideas, he elaborado esta lista de libros que forman parte de mi biblioteca. Aunque no son tan nuevos la mayor parte de ellos, considero son una buena recomendación si no los has leído. Espero que sean de tu interés: 


1. The Brain that changes itself, Norman Doidge

Este fasc…