Ir al contenido principal

ESTRES Y LIDERAZGO: Eres un líder generador de estrés?




Hace tiempo, el esposo de una amiga que era director de una compañía de transportación, me dijo: pero yo no quiero que mis empleados le bajen al estrés!  al contrario! Quisiera yo ponerles un alfiler (en salva sea la parte) para que se pongan a trabajar!!

El estrés, todavía a la fecha, continua siendo un enigma, todos hablan de él, pero ninguno le conoce, y de ahí derivan toda una serie de prejuicios y estereotipos. Equivocadamente, y como lo hemos señalado antes, se piensa que es necesario estar estresado para tener buenos resultados, muchas personas suelen decir “es que yo trabajo mejor bajo presión” sin considerar los efectos negativos del estrés a largo plazo.

Pero que hay del liderazgo? Es posible que una persona, en este caso, el líder, pueda generar estrés en su equipo de trabajo, más de lo que pudiera ser razonable pero sobre todo UTIL en términos de productividad?

Debemos aclarar que si bien el estrés y como hemos dicho en otras ocasiones, es una respuesta individual, existen en las organizaciones, ciertos factores que propician dicha respuesta en buena parte de los colaboradores, entre ellos, uno de los más importantes, el liderazgo.

Según el investigador Robert Hogan, citado por el Prof. Bob Sutton, autor de Buen Jefe, Mal Jefe, 


“las personas no se marchan de las organizaciones, sino que huyen de los malos jefes” 

La encuesta de Gallup, señala Sutton, concluye que 



"los malos jefes son uno de los principales motivos por los que un 56% de los empleados se muestra ausente y se pasa el día como sonámbulo, y lo que es peor, los empleados más amargados socavan los logros de sus compañeros"

Por el contrario, las empresas en las que un mayor número de trabajadores inmediatos afirma que sus superiores inmediatos se preocupan de ellos, la satisfacción, la retención y la productividad son mayores, así como la rentabilidad.

Por otra parte, la manera en cómo se conduzca el líder provoca un efecto en cascada, haciendo que los otros jefes se comporten de manera similar.

Los jefes, condicionan la forma en que los empleados pasan su jornada, si experimentan alegría o desesperación, rinden bien o mal, están saludables o se enferman.

Pero cómo saber si eres un líder generador de estrés? Ser un mal jefe, o mejor dicho, un líder generador de estrés, no es ser necesariamente un jefe que grita (aunque tampoco debería serlo). Aquí algunas pistas:

1)   “Superviso constantemente a mi gente, no importa si son nuevos o llevan años trabajando conmigo. No confío en ellos y dicen que Al ojo del amo engorda el caballo”.
REALIDAD: La vigilancia continua o extrema no favorece el rendimiento de la gente, incluso puede empeorarlo.

2)   “Confío en mi gente desde el primer día, aún si veo que tienen problemas para realizar su trabajo, creo que encontrarán la forma de resolverlos, además no tengo tiempo para enseñar”.
REALIDAD: Este tipo de líder es la otra cara del anterior. No supervisar en absoluto, ni ofrecer dirección o apoyo en caso necesario, puede también generar estrés en un grupo que apenas comienza y no tiene los elementos básicos para actuar. Si bien puede ser un potenciador de desarrollo, puede que los miembros del equipo requieran de mayor tiempo y madurez.

3)   “Creo que lo más importante es actuar con inmediatez, por eso siempre exijo las cosas para HOY”
REALIDAD: Tanto para el jefe como para sus colaboradores, vivir en una larga situación de urgencia resulta  sumamente desgastante.

4)   “ Creo que la vida privada de mis empleados no me compete. Sería entrometerme en sus vidas el preguntarles cómo están ellos o sus familias”
REALIDAD: Los colaboradores aprecian el que sus jefes les traten como seres humanos y se preocupen por ellos. Este interés debe ser genuino, ya que de lo contrario, igualmente será negativo.

5)   “La retroalimentación para que sea efectiva tiene que ser inmediata, si no pierde su impacto. Por eso, cuando se trata de corregir errores, procedo inmediatamente a hacerlo, y si es delante de un grupo, mejor”
REALIDAD: Aunque ciertamente la retroalimentación debe ser oportuna, cuando se trata de corregir errores, es mejor hacerla en privado y tranquilamente. Pocas cosas pueden ser más generadoras de estrés que recibir un llamado de atención en público.

6)   “Decirle a alguien que ha hecho bien su trabajo es motivo para que se confíe y deje de actuar eficientemente. No creo que a estas alturas deba yo detenerme a hacerlo, además en esta empresa pagamos altos sueldos”
REALIDAD: Ambas formas de reconocimiento, tanto al trabajo bien hecho, como el económico, son satisfactores que impactan positivamente el rendimiento de tus colaboradores.

7)   “OK con este tema de Wellness, pero que vaya mi gente, porque yo no tengo tiempo, además yo no sufro de estrés”
REALIDAD: Los buenos líderes predican con el ejemplo, y las iniciativas de Wellness o de otro tipo fracasan ante la falta de compromiso directivo. Y respecto a lo segundo, muchos líderes no son conscientes de su propio estrés, lo cual puede afectar negativamente no solo su función sino su salud.

Si bien los ejemplos antes ilustrados pueden ser exagerados, en otros pueden ser reales y reflejar en mayor o menor medida tu pensamiento como líder.

Recuerda: 


  • Los buenos líderes generan la sinergia necesaria para motivar a sus colaboradores a actuar, pero lo hacen racional y positiva-mente.
  • Los buenos líderes son conscientes y aprender a manejar el estrés efectiva-mente lo cual se traduce en buenos resultados tanto para ellos como para su organización.
  • Manejar el estrés es una competencia clave del liderazgo, y cuando lo haces, generas un efecto multiplicador positivo en tu gente.


Eres o tienes un jefe así, visita


Comentarios

  1. El Arte de Ser Libre
    Puedes Leer Mas En: http://www.juanfactor.org/el-arte-de-ser-libre/ | Juan Factor
    Desde que nacemos aprendemos a obedecer. Primero a nuestros padres,
    luego a los maestros de la escuela y finalmente a nuestros jefes en el trabajo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…