Ir al contenido principal

DE TRABAJO Y OTRAS ADICCIONES



El trabajo se ha convertido en mucho más que una simple forma de "ganarse la vida". Para algunos un medio de expresarse, desarrollar sus ideas, relacionarse con otros, trascender o realizarse, pero también en muchos casos, el trabajo puede convertirse en una adicción, tan o cual peligrosa como cualquier otra.


Que es la adicción al trabajo

Como toda adicción, la del trabajo, representa algo lo cual supone placer, y por tanto es difícil dejarlo. Nos volvemos dependientes. Por dependencia entenderemos la necesidad que tenemos de "eso" sin lo cual experimentamos frustración, malestar, e incluso molestias a nivel físico.

Si pensamos por ejemplo en otro tipo de adicciones, como la adicción al alcohol, al tabaco, o a otro tipo de drogas, en las que dichas sustancias actúan a nivel cerebral, el llamado "síndrome de abstinencia" se caracteriza por ansiedad, irritabilidad, insomnio, dolores de cabeza, entre otros, que avisan a nuestro cerebro que los "depósitos" han quedado vacíos y hay que proceder con urgencia a llenarlos nuevamente.

La adicción al trabajo puede representar en este sentido, una fuerte dependencia hacia la actividad profesional, al punto de constituirse como la única y más importante fuente de satisfacción, que absorbe prácticamente todo el tiempo personal, así como la energía física y mental.

Síntomas de adicción

En el caso de  la adicción al trabajo,  algunos de los síntomas que puede experimentar la persona cuando se encuentra en "abstinencia" como en un fin de semana, puente o vacaciones son:

- Sentimientos de culpa por estar "improductivo"
- Mantenerse sumamente al pendiente de mensajes, llamadas y correos de la oficina
- Evitar las reuniones sociales por considerarlas una pérdida de tiempo
- Discusiones con la pareja cuando ésta (el o ella) demandan tiempo
- Falta de concentración e involucramiento en otras actividades, por ejemplo no saber de qué se trató la película, o dejar ganar en el juego a los chicos (hijos)
- Problemas en la intimidad, sea porque la persona continúa trabajando en la computadora, mientras su pareja, aburrida, ya se durmió, o por la incapacidad que resulta de no poder desconectarse del trabajo y que crea problemas de orden sexual
- entre otras

Se dice que a diferencia de otro tipo de adicciones, la del trabajo es frecuentemente recompensada y alabada. Justo el año pasado se publicó una nota en la que se decía que los mexicanos somos quienes más horas trabajamos. Pero trabajar más, por supuesto, no significa trabajar mejor, ni ser más productivo. A diferencia de lo que sucede en otras culturas, en las que es mal visto quedarse hasta tarde, en la nuestra, el que es mal visto es el que se va a su hora, el que tiene tiempo en familia y calidad de vida. Es frecuente que a estas personas se les evalúe como conformistas, mediocres y poco comprometidos con su trabajo.

Quienes son más propensos

Las personalidades tipo A, es decir perfeccionistas y súper competitivas, son más propensas a crear este tipo de adicción, pero no las únicas. Como hemos señalado, el medio ambiente parece ser un factor determinante.

En ocasiones, ocurre también que quienes pasan largas jornadas en la oficina, evitan de esta forma llegar a casa, siendo el problema en estos casos, más un conflicto a nivel familiar que una verdadera adicción al trabajo.

Así pues, enfrentar la adicción al trabajo, como otro tipo de adicciones no es tarea fácil, sin embargo, y como señalamos en nuestras pláticas y talleres, las adicciones son también conductas repetidas, hábitos, y como tales, podemos remplazar estos dañinos hábitos por otros, que nos permiten mantener un nivel de funcionalidad y satisfacción personal.

Sugerencias
  1. Fija una hora razonable para terminar tus actividades y respétala.
  2. Respeta tus vacaciones, evita posponerlas y/o suspenderlas.
  3. Desconéctate, apaga el celular y la computadora cuando estás descansando.
  4. Evita distracciones en el trabajo. Serás más productivo y terminarás a la hora que habías planeado.
  5. Aprende a delegar. 
  6. Si las cargas de trabajo te sobrepasan, se asertivo y comunícalo a tu jefe.
  7. Busca ayuda profesional. La adicción al trabajo como cualquier otra adicción requiere ser tratada.
La adicción al trabajo, como al estrés, minan tu salud, tu productividad y afectan tu rendimiento. Aprende a transformarlos.

Visita nuestra página web


www.transformatuestres.com



Comentarios

  1. En estudios llevados a cabo en USA el % de ejecutivos con adicción al trabajo supera al 10 %, sinedo muy valorados en sus empresas dado el alto rendimiento laboral que presentan, lo que hace que en muchos casos, el sujeto no tenga conciencia de su adicción y no acuda a un terapeuta para comenzar un tratamiento para desengancharse de su adicción, éste es el mayorproblema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Luis Alfonso, gracias por tu comentario. Se trata de una adicción reforzada y promovida en el entorno laboral. Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…