10 libros que todo psicólogo debe leer

Imagen
La Psicología es un campo en constante evolución, de ahí la importancia de quienes nos dedicamos a esta profesión estemos en permanente actualización. Una de las formas de lograrlo, además del entrenamiento, es la lectura. 

Gracias a los avances tecnológicos, hoy podemos acceder a una cantidad ilimitada de libros y otros materiales incluso en la red. Aunque personalmente prefiero los libros impresos, los electrónicos, tienen además la ventaja de ser más económicos.

Por otro lado, la globalización nos obliga a leer no solo en nuestro idioma nativo, sino también en otros idiomas. Aunque existe un número importante de libros traducidos al español, leer en inglés y otros idiomas es una asignatura obligada.

Con base en estas ideas, he elaborado esta lista de libros que forman parte de mi biblioteca. Aunque no son tan nuevos la mayor parte de ellos, considero son una buena recomendación si no los has leído. Espero que sean de tu interés: 


1. The Brain that changes itself, Norman Doidge

Este fasc…

EL PODER DE AMARTE A TI MISMO



Te has preguntado por qué algunas personas se muestran tan seguras de sí mismas y obtienen lo que quieren? Por qué parecen disfrutar intensamente la vida? Cómo de manera firme pero sin agresividad responden a los cuestionamientos de otros sin que ello les afecte? E incluso, parecen enfermarse menos?

Por otra parte, quizá también te preguntes, por qué a pesar de "tenerlo todo" no pareces sentirte content@, sientes culpa, insatisfacción, miedo, vives constantemente comparándote con otr@s, te autosaboteas y te deprimes.

La respuesta a éstas y otras interrogantes está en la autoestima.

Qué es, de dónde surge

La autoestima, es un constructo personal, es decir una idea que nos formamos acerca de nosotros mismos. Cuando somos pequeños, nuestros padres, cuidadores, maestros, hermanos mayores y otras figuras de autoridad contribuyen a la formación de nuestra autoestima. Es probable que a la fecha, todavía recuerdes cuando tu madre decía que eras “un niñ@ muy inteligente” o por el contrario “un niñ@ desobediente y groser@”.

Es frecuente que quienes nos consultan recuerden aquellos mensajes de sus padres, hermanos o abuelos, y es posible observar en algunos de ellos, gestos de alegría, tristeza o enojo, pues recuerdan estos mensajes con mucha claridad.

A medida que vamos creciendo, nuestras experiencias de éxito o fracaso, mismas que pueden ser alentadas o desalentadas por estas figuras de autoridad, van sumándose y edificando nuestro sentimiento de valía, nuestra autoestima.

El reconocimiento juega un papel muy importante a lo largo de nuestra vida. Cuando lo recibimos, sabemos que somos buenos y capaces, valiosos; en sentido inverso, el no recibir este reconocimiento, nos hace dudar de nuestra valía e incluso a veces, de nuestra importancia para el resto del mundo. Algunos padres y/o maestros particularmente de la "vieja escuela" consideran que el dar reconocimiento a un niño es malcriarlo, envanecerlo y dañarlo. Por el contrario, dosis adecuadas de éste fortalecen el espíritu y contribuyen a la seguridad y desenvolvimiento del infante, aún años más tarde.  

Una vez que hemos dejado la niñez, en la adolescencia, contribuyen de manera significativa nuestros pares y el sexo opuesto. Algunas personas recuerdan las cicatrices de esa etapa, y no nos referimos a las marcas provocadas por el acné (aunque este tema en particular es relevante en algunos casos), sino a las burlas de los compañeros sobre el peso, la estatura, el poco o menor desarrollo sexual y otras características físicas (en esta etapa en particular hay una sobreatención a estos detalles) Y es entonces cuando gran parte de nuestra autoestima se basa en nuestra autoimagen, en cómo nos percibimos físicamente.

La autoestima basada en nuestros pensamientos

Pero la autoestima no es un concepto estático, es decir, que si bien la autoestima en principio se construye a partir de lo que nos dicen los demás, en la adultez, la responsabilidad de ésta cae en nosotros mismos. Cuando un paciente llega a consulta, a menudo no sabe que tiene problemas con su autoestima, sin embargo es frecuente que señale lo siguiente:

"Todo me sale mal" 
"Nada me ha salido bien ultimamente"
"Mi vida es un desastre"
"Nadie se fijó en mí"
"Fue el peor ridículo de mi vida"
"Si yo no hubiera hecho esto o aquello"
"Yo debería dar más"
"A mi edad, mi madre o mi padre ya..."
etc.

Las anteriores constituyen ejemplos de distorsiones cognitivas, es decir, errores de pensamiento que provienen efectivamente, no de lo que nos dijeron, sino de lo que asumimos como cierto y que constituye nuestras creencias básicas respecto de nosotr@s mism@s y el mundo.  Como sabemos, son nuestros pensamientos los que generan nuestras emociones, de tal forma que la persona que piensa de sí mism@ de esta manera, frecuentemente experimenta angustia, depresión y en casos extremos, esta percepción distorsionada de sí mismo puede llevarlo a conductas de riesgo como:


  • Relaciones de codependencia, en el que se busca a través del otro, llenar esos "faltantes"
  • Adicciones relacionadas con la alimentación y el consumo de sustancias (alcohol, cigarro y otros); se ha demostrado que quienes incurren en estas conductas tienen por lo general una baja autoestima
  • En casos graves, el sentirse inadecuado o incapaz frente a una o varias situaciones de la vida, puede llevar a una persona en la que además se conjugan otros factores relacionados con su actividad cerebral, a pensar o intentar actos suicidas 

De ahí que trabajar en nuestra autoestima sea fundamental para nuestro bienestar! Y para ello, es necesario reconocer estos pensamientos que se generan "en automático", analizarlos y remplazarlos por otros que sean más funcionales y adaptativos, es decir, que en lugar de derribar nuestra autoestima, la fomenten.

Cómo podemos fomentar nuestra autoestima?


  1. Haz una lista de tus fortalezas, aunque inicialmente te cueste trabajo, haz por lo menos una lista de diez de ellas.
  2. Enfócate a cultivar estas fortalezas, por ejemplo, si eres una persona que le gusta leer, escribir, o realizar ejercicio, HAZLO. Tu sensación de dominio personal se verá incrementada y con ello tu autoestima.
  3. Evita compararte. Este es uno de los errores más frecuentes por lo que evitarlo es vital. Tu eres tú y nadie más.
  4. Haz a un lado los estereotipos. Esto es también muy frecuente y dañino. Piensa por ejemplo en la relatividad y la temporalidad de los mismos (estereotipos de belleza, según quién, etc.)
  5. Aprende a identificar estos pensamientos, creencias, supuestos, que minan tu autoestima.
  6. Si lo requieres, solicita ayuda profesional. 
Y recuerda, quien se ama a sí mismo, se encuentra en mejor capacidad de amar a los demás.

Visita nuestra página web


www.transformatuestres.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?