Ir al contenido principal

De princesa a CEO: cómo educas a tus hijas?





Ascender a un puesto directivo es un proceso que dura varios años, tiempo en el cual hombres y mujeres, deben prepararse para ello.
En particular las mujeres, quienes empiezan a asumir posiciones directivas, pero cuya incorporación a la llamada C-suite ha sido lenta y difícil, son pocos los países, como en el caso de Noruega, cuya participación laboral femenina es 20% superior al de la Unión Europea, y cuyas mujeres ocupan el 40% de sus consejos directivos y en el mismo porcentaje tienen una representación en el parlamento. 

En America Latina, sólo el 5% de los altos cargos están desempeñados por mujeres.
Y es entonces cuando nos preguntamos: qué les decimos a nuestras hijas cuando son pequeñas? 

Las preparamos para ese momento, en el cual puedan llegar a ser directoras de una empresa o incluso lleguen a ocupar una posición como Cristina Kirstchner, Dilma Rousseff, Angela Merker, Julia Gillard, es decir, presidentas de su país? O les decimos que son Rapunzel, Mulan, Bella, Aurora, Mérida y el demás resto de las princesas de los cuentos ?



Hasta qué punto dichas fantasías, limitan la creatividad, la imaginación, pero también el desarrollo profesional de la una mujer?
Si nos remitimos a la primera parte, existe una diferencia importante entre fantasía e imaginación: mientras que la fantasía hace referencia a imágenes que no están conectadas con el mundo concreto, es decir que no existen, la imaginación es la capacidad que tenemos los seres humanos para crear a partir de las abstracciones que hacemos en nuestra mente. La creatividad nace de la imaginación.
Es así como mediante el uso de la imaginación, podemos crear mundos mejores, no así en el caso de la fantasía, pues ésta carece de bases reales.
Pero como en realidad esta nota va de lo segundo, es probable que dichas fantasías mermen también en el desarrollo profesional, porque si bien hoy día las princesas modernas poseen también otros atributos, quizá el principal de todas ellas sea la belleza.
Por lo cual, si queremos que nuestras hijas aspiren y logren alcanzar dichas posiciones directivas, tendríamos que decirles desde muy temprano, que además de ser bonitas son mujeres inteligentes, capaces, que pueden aspirar a  estas posiciones que antes se encontraban vedadas para ellas.

De esta manera, contribuiríamos a que nuestras hijas, no solamente se miren al espejo, sino también se dediquen a prepararse, se sienten en la misma mesa que un hombre, no atrás de él, sino al lado suyo. 


Solo de esta manera, podríamos garantizar su asiento en la silla presidencial. Solo de esta manera, dichas mujeres romperían el llamado techo de cristal, que en muchas ocasiones es autoimpuesto.
Pero no solamente eso: que las mujeres reconozcan y desarrollen otras capacidades, para lo que están llamadas a ser, acabaría o al menos reduciría la violencia a la cual están expuestas, por ser consideradas incompetentes, objetos decorativos o sexuales, que posan semidesnudas en las revistas de espectáculos, los periódicos vespertinos y los espectaculares.

Pasar de la fantasía a la realidad, haría para las mujeres un mundo mejor.

Visita nuestra página web

www.transformatuestres.com


Posts relacionados:





Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

HISTORIAS DE RESILIENCIA:NICK VUJICIC

Nick Vujicic: an inspiration for millions, example of great resilience
En esta ocasión en Historias de Resiliencia nos referiremos a Nick Vujicic. Si es la primera vez que lees Historias de Resiliencia, en ellas encontrarás historias de personas como tú que han sabido superar la adversidad y las dificultades que han encontrado en su vida, pero que además han sido fortalecidas e incluso han trascendido a la fama como personas reconocidas por su labor altruista, por su legado artístico, por su contribución a la humanidad. A historias como la de Lance Armstrong, Oprah Winfrey, Frida Kahlo, entre otros, se suma hoy la de Nick Vujicic.
“ Eres un niño como todos, sólo te faltan algunas piezas” le decía su madre. Nick nació sin brazos ni piernas, apenas un pequeño pie y “Junior” (su pie derecho aún más pequeño). 

Pese a las dificultades que ha tenido que enfrentar a lo largo de su vida por carecer de extremidades, entre ellas, saberse rechazado por su madre al momento de nacer, el miedo y burla…