Ir al contenido principal

Lo que no te mata... te hace más fuerte?



Si has escuchado hablar de RESILIENCIA, tal vez conoces esta frase y es probable que la hayas usado en medio de tiempos difíciles. La RESILIENCIA es MUY importante para muchos de nosotros (diríamos que para todos nosotros), desde niños hasta adolescentes, mujeres, en el campo laboral, e incluso los atletas requieren ser personas resilientes.

Se ha reconocido que las personas resilientes tienen éxito donde otras no. Y eso es porque son optimistas, visionarios, con alta autoestima, locus de control interno y una de las cosas más importantes: son capaces de manejar sus emociones tales como el miedo o la ira, y mantienen una actitud positiva para prosperar en algunas circunstancias.

Hemos observado estas características en algunas personas. Algunos de ellos los conoces muy bien: son personas famosas que tienen éxito a pesar de la adversidad. Piensa en Indra Nooyi, Oprah Winfrey, Nelson Mandela, Nick Vujicic, Lance Armstrong (sí, es posible que pienses en las acusaciones de dopaje, pero ¿y qué de su batalla contra el cáncer de testículo?), Malala Yousafzai y uno de nuestros favoritos, César Millán, el encantador de perros . Cada uno de ellos antes de que fueran famosos, tuvieron que enfrentarse a la adversidad. Te invitamos a leer sus historias a las que hemos llamado Historias de Resiliencia, aquí en este blog.

Pero también hay algunas personas que te rodean, que se mantienen concentrados, positivos y comprometidos en sus metas, no importa lo que esté sucediendo en sus vidas. Probablemente TU seas  una de ellas, lidiando con problemas financieros, problemas de salud o una relación problemática.

¿Eres una de esas personas? Tus posibilidades de éxito son altas. Si no, TU puedes desarrollar la RESILIENCIA, porque de acuerdo a las investigaciones, esta capacidad es algo con lo que todos nacemos pero también se puede aprender.

Si te interesa en desarrollar más tu capacidad para ser resiliente y enfrentar los retos, he aquí algunas sugerencias:


1. Manten la calma y se positivo. Cuanto mayor sea tu nivel de estrés, menor tu capacidad de resiliencia. Aprender a manejar el estrés es una de las cosas más importantes que puedes hacer para ser resiliente.

2. Haz lo que tengas que hacer. Hazlo con determinación. Concéntrate en la solución, no en el problema. Hay diversas estrategias de solución de problemas que un buen terapeuta te puede proveer.

3. Mantén buenos hábitos. Las personas que cuidan de su salud física y mental son por lo general más resilientes. En tiempos de crisis, puede ser difícil dormir o comer bien, hacer ejercicio o tomar un descanso, pero si logras mantener los buenos hábitos, tu residencia aumentará.

4. Busca alternativas a tus problemas. Utiliza el pensamiento lateral o "fuera de la caja". No te claves en patrones de pensamiento negativos. Evita pensar que "es imposible" o que nunca terminarán tus problemas.

5. Nunca te rindas. Ponte de pie y lucha! La resiliencia no es sólo volver al estado original, sino crecer a partir de las experiencias traumáticas.

6. Nunca te rindas en buscar ayuda, en ocasiones la necesitas.

7. No pierdas la esperanza.


A continuación te compartimos un clip poderoso e inspirador (una mezcla del discurso de Steve Jobs en Stanford y algunos otros)






Hay algunas cosas que realmente te pueden matar ... una de ellas es el ESTRÉS, y por ello, te invitamos a transformarlo en energía positiva.

Visita

www.transformatuestres.com




Una versión de este post fue publicada en LinkedIn

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…