Ir al contenido principal

10 hábitos que cambiarán tu cerebro según la ciencia



En búsqueda siempre de información que avale el trabajo que hacemos, nos encontramos con un fascinante artículo que compartió el Dr. Paul Swingle, sobre hábitos saludables que cambian la manera en cómo funciona nuestro cerebro. Recordemos que nuestro cerebro es el "control maestro" que regula todo lo que hacemos, pensamos, sentimos, si estamos de buen o mal humor, alegres o tristes, llenos de energía o apáticos. De ahí que proveamos al mismo de los ingredientes o actividades necesarias para su buen funcionamiento.
La información fue obtenida de estudios e imágenes cerebrales donde se compara a los participantes con grupos control, es decir, son conclusiones basadas en la experimentación científica, y no en elucubraciones o dichos. Así, los hábitos que cambian tu cerebro y lo llevan a funcionar en un nivel óptimo son: 
1. El ejercicio. Libera endorfinas, que te permiten sentirte feliz. Y aunque 40 minutos de ejercicio no mejoran la figura, si mejora la forma en que la percibimos, es decir, nuestra imagen corporal. Lee Muévete (aunque no salgas en la foto)


2. Dormir más. La falta de sueño puede inducir una mayor predisposición a estados de ánimo como la irritabilidad, el mal humor, etc. Además, activa la zona del hipocampo, lo cual nos hace recordar con más facilidad experiencias negativas. Quieres más? Sentirse sonmoliento o con falta de sueño puede afectar la percepción de tus clientes y cómo interpretamos también las percepciones de éstos. Lee Dormir una hora más cada día para ser más productivo


3. Vivir cerca de la oficina. Este tiene un poderoso impacto en nuestros niveles de felicidad. Todos sabemos que pasar varias horas en el coche en medio del tráfico puede ser un verdadero infierno.


4. Nuestras relaciones con familiares y amigos. La relación con otros es un factor sumamente importante para nuestros niveles de bienestar y felicidad, a tal punto que pueden incluso contribuir a nuestra longevidad. Por supuesto, hablamos de relaciones significativas y de calidad. A propósito, lee Cómo las parejas exitosas prosperan en tiempos difíciles.


5. Salir. Si eres de los que permanece 8 o 10 horas (o más) encerrado, no te sorprenda estar deprimido. Pasar 20 minutos afuera, bajo condiciones climáticas agradables puede mejorar tu estado de ánimo e incluso tu memoria de trabajo. La temperatura ideal para la felicidad, acorde a esta nota es de 13.9° C (por supuesto nadie experimenta gran felicidad de estar afuera si se está en los 30°C o más).


6. Ayudar a otros. 100 horas dedicadas al año al trabajo voluntario parece ser la clave. Otros estudios que he revisado refieren que es mayor nuestro nivel de felicidad cuando gastamos el dinero en otros, y no en uno mismo.


7. Sonreír. Sonreír aumenta nuestros niveles de felicidad, y aunque en esta nota se señala que la sonrisa debe ser auténtica, otros estudios señalan que esto no es crucial. Sonreir reduce el dolor, mejora nuestra atención y nuestra habilidad para pensar holísticamente, es decir tener la capacidad para ver la "big picture".


8. Planear un viaje, aunque no lo llevemos a cabo, tiene también un impacto positivo.


9. Meditar. Mucho se ha hablado sobre los beneficios de la meditación. Esta, contribuye a mejorar nuestra capacidad de foco y atención, nos ayuda a conservar la calma, y mejora también nuestros niveles de felicidad.


10. Por último, practicar la gratitud. El ejercicio ideado por el psicólogo Martin Seligman, de anotar tres cosas positivas que nos han sucedido todos los días, es bueno también para nuestra felicidad, reducir el estrés y aumentar nuestra resiliencia. Te recomiendo también leer 10 razones para dar gracias.


Fuente: 10 Simple Things That Will Make You Happier, Backed By Science
Este artículo fue previamente publicado en LinkedIn

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…