Ir al contenido principal

EL ARBOL DE MI VECINO (UNA HISTORIA SOBRE DEJAR IR)


Cada otoño, el árbol que se encuentra al frente de la casa de mi vecino, va desnudándose poco a poco. Va perdiendo una a una sus verdes hojas, que se han tornado amarillas, para formar un inmenso tapete sobre ambas aceras, el paso vehicular y uno de sus coches, el cual se encuentra estacionado frente a su entrada.


La tarea de barrer las hojas, resulta en ocasiones tediosa. Sin embargo, creo que podríamos aprender mucho de ese árbol:


Quién fuera ese imponente árbol para mudar sus hojas y vestirse la siguiente primavera, con un nuevo traje.  

Quién fuera él, para darse cuenta de que el traje anterior le ha quedado corto, ha pasado de moda, y es necesario desprenderse de él.

Como el árbol, las personas necesitamos DEJAR IR.


DEJAR IR, o desprendernos de aquellas cosas que no nos sirven: el resentimiento, el rencor, el desamor.


DEJAR IR, aquellas ideas, formas de pensar, prejuicios, que no nos ayudan y limitan nuestra visión.


Conozco algunas personas que acumulan estos sentimientos por años, y recuerdan que hace 20 años... su mamá, su papá... y entonces, reviven la ofensa, el daño, y se instalan ahí.


Conozco a otras, que se "cierran" ante nuevas ideas, conceptos, y formas de pensar, porque piensan que la suya es la correcta o la mejor.


La naturaleza del árbol como la de la cebra son distintas a la nuestra. El árbol muda sus hojas. La cebra después de haber sido atacada por su depredador, se sacude y se va. 


Y por qué a los seres humanos nos cuesta tanto trabajo hacer esto?

Ego?

Costumbre?

Adicción?

Creo que si aprendiéramos a DEJAR IR seríamos más felices.

Sufriríamos menos ESTRES.

Nos liberaríamos.


Y podríamos vestirnos la siguiente primavera con ropas nuevas.


Y para tí, qué tan fácil o qué tan difícil te resulta DEJAR IR?



Te invito a visitar nuestra página







Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…