Ir al contenido principal

PSICOLOGIA POSITIVA: LA CIENCIA DE LA FELICIDAD




La constitución de los Estados Unidos solo garantiza el derecho a la felicidad, pero tu eres responsable de conseguirla, Benjamin Franklin

La ciencia de la felicidad ha explosionado en las últimas décadas. Lo que incluso algunos psicólogos pensaban que no era posible medir y veían con recelo, hoy es una de las tendencias de vanguardia en el campo de la Psicología y el Comportamiento Humano.

Todo el mundo anhela ser feliz, pero en qué consiste la felicidad?

Si se pregunta a alguien que vive en la India, y tiene que trabajar todos los días al rayo del sol, jalando una carreta con pasajeros que en ocasiones incluso lo lastiman, dirá que la la felicidad es llegar a casa y escuchar la voz de su hijo gritar al verle llegar; o comer arroz y sal; o vivir en una comunidad donde todos se apoyan y se quieren.

Para otros, quizá pudiera ser navegar en una balsa por un río, entrar en contacto con la naturaleza, descubrir cosas nuevas cada día; o recuperarse de un accidente o una enfermedad.


Es probable que ser feliz no sea una meta, sino un medio para alcanzar otras: estar más saludable, tener mejores relaciones, conseguir más dinero, hacer más dinero o tener un mejor trabajo.


De dónde surge nuestra capacidad para ser felices

Estudios realizados con gemelos idénticos parecen poner de manifiesto que al menos el 50% de nuestra felicidad estaría determinada genéticamente. A esto se le llama Genetic Setpoint (punto de partida genético). La profesora de Psicología de la Universidad de California en Riverside Sonja Lyubomirsky, dice al respecto “la mayoría de nosotros nace con un nivel de felicidad determinado”. Pero que hay del otro 50 por ciento?

Nuestras circunstancias de vida, entendiendo por ello cuánto ganamos, nuestro estatus social, donde vivimos, así como nuestra edad, sorprendentemente solo representan el 10% de nuestra felicidad.


Pareciera que el 40% restante corresponde a los actos deliberados o las cosas que hacemos intencionalmente para ser felices.

La felicidad está en el cerebro 

Cualquier estudio sobre la felicidad apunta a los mecanismos de la dopamina, un neurotransmisor asociado al placer y la felicidad.

A medida que envejecemos, los mecanismos de la dopamina podrían decaer, de ahí que ayudar a nuestro cerebro buscando experiencias que le ayuden a generar este importante neurotransmisor, podría ser vital: el ejercicio y realizar actividades divertidas (o una combinación de éstas) podrían ayudar a nuestro cerebro a mantenerse feliz.

El estado de flow 

El estado de flow pareciera ser otro componente importante de la felicidad, consistente en disfrutar la actividad per se, como observó Mihály Czikzenmihaly; se trata de un estado en el que disfrutas intensamente lo que haces, y lo haces bien; te sientes en control y te olvidas de lo demás, incluso de ti mismo.

Aquellos que experimentan este estado de flow de manera más constante son más felices que aquellos que lo hacen ocasionalmente o nunca lo experimentan.

La resiliencia

"No todas las adversidades son malas", dice Richard Davidson, profesor de la Universidad de Wisconsin-Madison, "es la capacidad de recuperarse rápidamente frente a la adversidad lo que caracteriza a las personas felices".

El dinero y la felicidad

La adaptación hedonica dice Sonja Lyubomirsky 
es uno de los grandes enemigos de la felicidad, es decir, que nos adaptamos rápidamente al placer, y con el paso del tiempo, aquello que nos provocaba placer deja de tener ese efecto, razón por la cual los seres humanos estamos constantemente insatisfechos.

Y es por ello, que aunque no se puede negar que el dinero nos permite resolver ciertas situaciones que nos generan malestar, nos adaptamos rápidamente y la felicidad inicial de sacarse la lotería por ejemplo, se estabiliza e incluso decae con el paso del tiempo.

La familia y los amigos
De acuerdo a Ed Diener, profesor de Psicologia de la Universidad de Illinois, Todas las personas estudiadas, sin excepción, tenían familiares y amigos cercanos, "no quiere decir que se llevaran bien con todas las personas, pero todas las estudiadas tenían familiares y amigos cercanos que los apoyaban".

El país en el que nacemos y nos desarrollamos

De acuerdo a algunas investigaciones, las personas mas orientadas al dinero, estatus y prestigio parecen estar menos satisfechas con sus vidas y sentirse más deprimidas; tal es el caso de Japón, la nación industrializada  en la que sus habitantes son menos felices.

A partir de la Segunda Guerra Mundial, los japoneses buscaron sobreponerse a la crisis en forma desmedida, situación que los llevo al Karoshi, o muerte por exceso de trabajo.

A diferencia de Japón, países como Bután advirtieron que no era suficiente enfocarse en la economía PIB sino tener un objetivo como nación que fuera superior a ésta, un índice conocido como la Felicidad Nacional Bruta (Gross National Happiness).

Para lograr este índice, Bután es un país donde se busca el equilibrio entre la economía y el bienestar de sus habitantes, respetando sus culturas y tradiciones.

En otro país, Dinamarca, donde la educación es gratis hasta la universidad y la atención médica de por vida, el modelo de felicidad incluye las Cooperativas de Vivienda Comunitaria, en las que las responsabilidades y los beneficios son compartidos y los habitantes de las mismas forman una gran familia.

Okinawa, conocida también como la aldea de la longevidad, una isla perteneciente al archipiélago de Japón, se diferencia de éste por que en esta pequeña isla, sus habitantes son los más longevos del mundo. Cuál es su secreto? Su población se mantiene activa -la mayor parte de ellos se dedican al cultivo de hortalizas-,  conectada, y aunque se preocupan por mantener unidas las generaciones, es claro que lo que hace una población tan longeva es la unión de los ancianos de la aldea.
Y es esta unión y cooperación, las que actúan como mecanismo dopaminérgico.

La compasión

De la mano de la unión está la compasión; virtudes que debiéramos aprender desde la infancia crean los cimientos de una vida feliz y plena.

El prof. Richard Davidson a través de muchas horas de estudio en sus laboratorios ha observado y demostrado que meditar sobre algún aspecto de la compasión provoca cambios en la actividad cerebral, no solo su función sino también en la estructura de nuestro cerebro. Una de las personas a quien ha estudiado más, es precisamente a Matthieu Richard, conocido ahora como el "El hombre más feliz del mundo" precisamente por lo que pudo observarse a través de imágenes cerebrales.

Actos de amabilidad

Realizar actos de amabilidad o bondadosos, parece también aumentar nuestros niveles de felicidad, pues no se es feliz en la individualidad, sino en la colectividad.

La gratitud, la compasión, el cariño, el amor, son emociones espirituales, que sentimos hacia los demás y nos ayudan a ser felices.


Dice Davidson, que debemos pensar en la felicidad como una habilidad a desarrollar no tan diferente como tocar un instrumento o dominar un deporte.


Qué otros aspectos intervienen en la felicidad

  • Jugar
  • Experimentar cosas nuevas
  • Tener un propósito u objetivo superior
  • La gratitud, apreciar lo que tenemos
  • Reírnos

Pareciera que la felicidad es como dicen algunos, la sensación de que la vida vale la pena ser vivida.


Visita nuestra página web

www.transformatuestres.com


Posts Relacionados



Fuente e imagen: Happy, el documental

Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…