Ir al contenido principal

Por qué llorar es una forma de ser resiliente




La escasa comprensión que todavía parece existir sobre la RESILIENCIA, lleva a muchas personas a pensar que para ser resilientes, tenemos que ser "fuertes" todo el tiempo, que hay que reír siempre, y mostrarse indestructible frente a las circunstancias. Esta falsa idea, ha permeado por ejemplo en la educación de los varones, en la que se les ha instruido a no llorar, porque llorar es de niñas, es signo de poca hombría, etc.

Pero llorar, no es solo algo perfectamente saludable y normal frente a los hechos que vivimos hoy día, sino que puede ser de hecho, una forma de volvernos más resilientes.


De acuerdo a un artículo, llorar tiene importantes beneficios, entre ellos:


1. Nos permite liberar el estrés. Un estudio hecho por la Asociación Americana de Psicología muestra que llorar permite a las personas liberar el estrés, canalizar y filtrar los pensamientos que les causan preocupación y dolor. El no hacerlo, puede conducir a las personas a sufrir daño psicológico en el largo plazo. 

Al llorar, liberamos la tensión cotidiana, lo cual nos permite sentir alivio y recargar nuestras baterías. Las lágrimas asociadas a una emoción, también contienen hormonas que al ser liberadas mejoran nuestro estado de ánimo. 

El profesor Roger Baker de la Universidad de Bournemouth señala que llorar nos permite transformar el distrés o estrés negativo en algo tangible, y este proceso en sí mismo reduce las posibilidades de trauma. 


2. Nos permite liberarnos del qué dirán. El sentirse vulnerable usualmente aparece en relación a los demás. Con frecuencia, ante las ganas de llorar, tendemos a suprimirlas por el temor a mostrarnos débiles ante los otros y que éstos se aprovechen de ello.

Pero contrariamente a este pensamiento, un estudio señala que la respuesta ante alguien que llora es menos negativo y más compasivo. Aunque para algunas personas, ver a otro llorar puede ser incómodo, hacerlo nos permite colocar nuestros sentimientos por sobre las expectativas de los demás. Y eso, es realmente valioso. 


3. Nos permite afrontar nuestros sentimientos. La realidad es que podemos llorar por diversas causas, no solo por estrés, también el llanto puede estar asociado a desequilibrios hormonales, tristeza, soledad, enojo, e incluso hay quienes lloramos al ver una película o escuchar una canción. O aún más, sin que podamos identificar la causa. 

Reconocerla, podría, llevarnos a un mejor manejo de nuestras emociones, mientras que el no hacerlo, puede conducirnos a problemas mayores, como conductas compulsivas, adicciones (para no enfrentar nuestras emociones) e incluso a sufrir depresión.


4. Nos permite experimentar más empatía hacia los demás. Aquellas personas que aceptan la tristeza como una emoción, pueden también sintonizar más cuando otros la experimentan, logrando relaciones interpersonales más significativas y cohesivas. 



Pese a lo anterior, si el llanto es recurrente o incontrolable, es conveniente buscar ayuda profesional, para identificar las causas y atenderlas.




Puedes también leer:



Visita nuestra página web





Comentarios

  1. Coincido con todo lo expuesto, el destino de las emociones(aún y sobretodo las padecientes) es ser expresadas... Los que trabajamos desde la psicosomatica lamentablemente vemos como lo contrario indefectiblemente se expresa pero en el cuerpo, lesionándolo.La sociedad acepta más el autocontrol de las emociones que la expresión de ellas, aún hoy
    con revisionismo de mandatos, mediante.

    ResponderEliminar
  2. A veces llorar es una forma de mostrar la frustración, la rabia el malestar, si se expresa creo que también es util para la persona que lo logra. algo de la infancia pero es también una forma. Lo otro que veo es que si no se cumple esto, rapidamente aparecen los síntomas físicos en forma de alergias, trastornos respiratorios etc.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Claudia. Creo que el autocontrol que mencionas parte de reconocer las propias emociones. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HISTORIAS DE RESILIENCIA: FRIDA KAHLO

Si hay una mujer en la historia de México reconocida por su arte es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida (así se llamaba) quien plasmó en todas sus obras no solo el dolor sino su visión del mundo aprendió a ser resiliente desde niña.
Las secuelas de poliomelitis la hicieron objeto de las burlas de sus compañeras, situación que según sus biografías le hacia llenarse de rabia, pero también la motivó a redoblar sus esfuerzos para ser la mejor: lo mismo nadaba que corría o andaba en bicicleta; algunos de esos comentarios le lastimaban, y cómo no hacerlo, cómo acostumbrarse a un defecto físico, si todo el tiempo se lo recordaban.
Fue el amor de su padre Wilhem (Guillermo) lo que la impulsó a salir adelante, no por que carecería del de su madre, pero que debido al carácter rígido de ésta, la relación con el primero le era mucho más cercana. Wilhem dispuso que recibiera rehabilitación y la inscribió, a pesar de las protestas de su madre, a la Escuela Nacional de Preparatoria, que en aquel enton…

HISTORIAS DE RESILIENCIA: NELSON MANDELA

La semana pasada falleció uno de los líderes más importantes y respetados de nuestros tiempos: Nelson Mandela, Madiba, como le llamaban cariñosamente fue una figura reconocida no solo por su gran carisma y liderazgo, sino también por su capacidad para afrontar grandes adversidades a lo largo de su vida, es decir, su resiliencia personal.

Quizá la más conocida de las adversidades que tuvo que afrontar, fue la de pasar 27 años en prisión, por motivos políticos,17 de ellos en Robben Island y los 10 restantes en diferentes prisiones,pero sin que ello causará aparente mella en su ánimo pues se dice, que a pesar de estar recluido en condiciones precarias, en las ocasiones en las que se le permitía salir de su celda, él agradecía de buena gana a sus celadores y les bendecía.
Pero su rebelión en contra del Apartheid, que le valiera haber pasado una tercera parte de su vida en prisión, no fue la única adversidad que tuvo que afrontar: el divorcio de Winny, su esposa, se dice por infidelidad de …

MANOS FRIAS: CORAZÓN ARDIENTE?

Seguramente has escuchado este dicho. Se dice de una persona aparentemente fría, pero que en el fondo puede ser apasionada. Pero la realidad de tener las manos frías dista mucho del dicho, y aquí queremos explicártelo.

Tener las manos frías no es solo una sensación bastante incómoda, sino también puede ser signo de un problema circulatorio. En ocasiones, tener la temperatura muy por debajo de los 36.5 grados (la temperatura normal del cuerpo) puede llegar a constituir un problema serio.

El Síndrome de Raynaud, por ejemplo, es un desorden o alteración, que se caracteriza por la pérdida de la coloración de las yemas de los dedos, pies y otras partes del cuerpo. Este fenómeno es resultado de una vasoconstricción, es decir, la reducción o adelgazamiento de los vasos sanguíneos, con lo cual, la circulación de la sangre y por ende, el calor, no llega a las extremidades y debido a ello, la temperatura de las manos y los pies puede disminuir considerablemente.

En ocasiones, el Síndrome de Ra…